Es habitual durante un partido ver a los jugadores que están en el banco, realizar alguna actividad física, brincan, corren por la banda, estiran los músculos, mientras sus compañeros están en acción en el terreno de juego.

El incremento de la intensidad y de la exigencia a nivel competitivo ha motivado a que nos especializamos en temas relacionados con el fútbol, teniendo en cuenta que la preparación física es uno de los aspectos que más ha avanzado ya que son el calentamiento y el entrenamiento los que nos ayudan no solo a mejorar y evolucionar, sino también que prevenimos lesiones.

Las razones por las que debemos de hacer un excelente calentamiento son:

  • Elevar la temperatura corporal.
  • Incrementar la actividad metabólica.
  • Aumentar el ritmo cardíaco y respiratorio.
  • Preparar los músculos y el sistema nervioso.

Con esto podemos también fortalecer y activar la parte psicológica del jugador, para que logre la concentración adecuada y su desempeño en la cancha sea óptimo.

 

 

Está comprobado que realizar el calentamiento de forma adecuada, produce una serie de efectos positivos sobre el organismo, esta actividad aumenta la temperatura del músculo y por ende la contracción de esta mejora tanto la velocidad como la fuerza.